El mandala del Kalachakra

El mandala del Kalachakra

Cada año en un valle remoto de la India, en la zona mas occidental del Himalaya, se reúnen mas de 40.000 de peregrinos que llegan de pueblos cercanos, valles vecinos y de todas partes del mundo. Sus creencias los llevan a realizar un viaje de varios días por desfiladeros de mas del 5500 metros de altitud, los mas altos del mundo, cruzar ríos y caminar cientos de kilómetros por caminos de tierra, rocas y arena.

Se reúnen allí porque asisten una de las mas sagradas ceremonias del Budismo Tibetano o Budismo Vajrayāna esta ceremonia se llama Kalachakra, que significa rueda del tiempo o ciclo del tiempo. Este ritual dura una semana completa y prepara a los iniciados para el fin de todas las cosas, la completa destrucción del tiempo y del espacio. Los prepara para salirse y ayudar a cada ser vivo a salir del Samsara, el ciclo de la vida, muerte y reencarnación.

Monjes tibetanos realizando mandala

Durante esa semana un grupo de monjes trabaja día y noche para crear el Mandala del Kalachakra, este mandala es una especie de mapa que guía a los creyentes en el camino hacia la iluminación. Con un cuidado meticuloso utilizando granos de arena coloreados y cuando cae el sol trabajando a la luz de las velas crean un mandala con diseños y figuras realmente complicadas y difíciles de realizar.
Cada año realizan un mandala de arena con diseños y colores diferentes, y cuando la ceremonia del Kalachakra esta por terminar, el ultimo ritual es poder observar ese gran mandala. Para los mas de 40.000 peregrinos no existe mayor privilegio que poder estar en frente del Mandala del Kalachakra aunque sea por unos instantes. Aguardan pacientemente en largas filas y puede tardar días hasta que a cada uno le llegue su turno.

Para finalizar los mismos monjes que crearon el mandala lo rompen, el primero en comenzar a desarmarlo es el mismo Dalái Lama. Esta destrucción simboliza el desapego a las cosas materiales y el como todo sigue con el ciclo del tiempo. Juntan toda la arena coloreada con la que crean el mandala y la colocan en una especie de vasija, cubren la vasija con mantos y se dirigen a la orilla del río donde practican rezos y luego vuelcan la arena en el río para que la corriente haga que continúe con su viaje.

Video de la realización de un mandala de arena

Construcción y destrucción de un mandala de arena con el Dalái Lama

Imágenes de mandalas del Kalachakra

Compartir:

5 comentarios

  1. adriana dice:

    hermosa pagina y grandes colaboraciones he encontrado para utilizar mandalas…gracias por todo el tiempo dedicado a este sitio ..¡¡

    Responder
  2. Marcia García Miranda dice:

    Gracias Carlos, es una gran idea este blog, la verdad hasta ahora empieza a haber más información sobre Mandalas, yo estoy iniciando mis talleres, posteriormente pasaré la información.
    Bendiciones!

    Responder
  3. Gigi dice:

    Muchas gracias por el artículo de tan bello trabajo.
    Y a todos, queda la invitación a trabajar con el gran poder curativo que tiene los mandalas
    ¡Bendiciones!

    Responder

Links que mencionan este artículo

  1. kalachacra « pinceladas digitales

Dejá tu comentario

CAPCHA *

Powered by WordPress | Obrerodelpixel.com.ar