Pintura Thangka, arte y meditación tibetana

Pintura Thangka, arte y meditación tibetana

La pintura Thangka es utilizada por los practicantes del budismo tibetano para ayudarles a desarrollar una estrecha relación con las deidades, ya que estas pinturas ayudan al meditador a visualizar claramente imágenes particulares. La puesta en marcha y el desarrollo de una pintura Thangka es considerada como una forma de generar mérito espiritual.

Los Thangkas también se utilizan para retratar a los miembros de un linaje de maestros o, en una forma narrativa, para representar la vida de un maestro espiritual, a menudo con escenas de detalle intrincado. Los primeros ejemplos de la pintura tibetana se encuentran a partir del siglo séptimo después de Cristo, cuando el budismo tuvo su primer impacto en el Tíbet, durante el reinado de Songtsen Gampo.

El proceso en la creación de un Thangkas

El lienzo se coloca sobre un marco de madera con un cable que permite ajustar la tensión hasta que quede bien estirada, luego la tela es sellada con una mezcla húmeda de tiza y yeso. Una vez que la tela ya se encuentra perfectamente ajustada y colocada sobre el marco se pule la superficie con una piedra o vidrio liso, hasta que la textura de la tela subyacente ya no es evidente.

Luego comienza el dibujarse el diseño de la pintura, se dibuja directamente sobre la superficie tensa usando carbón o lápiz. Una vez que el boceto inicial se haya completado, se vuelven a dibujar las líneas con tinta y los detalles son refinados. Los colores, todos pigmentos naturales preparados por el mismo artista, se aplican desde el fondo hacia adelante y se completa la pintura con adornos de oro de 24 quilates. Cuando la pintura esta lista se monta sobre un brocado de seda.

El entrenamiento para se una pintor Thangka

Convertirse en un pintor Thangka es un arduo camino que comienza con 3 años de dibujo. Esto permite a los aprendices perfeccionar su técnica de dibujo y dominar la gran variedad de figuras, imágenes y símbolos que pertenecen a la tradición iconográfica tibetana. En la preparación para comenzar a pintar, aprenden cómo preparar un lienzo, cómo distinguir el vegetal natural y las fuentes minerales de pigmentos y cómo prepararlos. Los aprendices comienzan a pintar y desarrollar sus habilidades con el color bajo la estrecha supervisión del Maestro Pintor Thangka y sus ayudantes. Pasan por la pintura de formas más grandes a los detalles más sutiles, como los ojos de las deidades. La formación se completa cuando el artista es capaz de trabajar con el oro.

El Maestro de los Thangka

Temba Chophel nació en Lhasa en enero de 1959. De niño se le negó la escolarización en la nueva jerarquía social China porque su familia se había resistido a la ocupación de ese país al Tibet. Su padre le enseñó a leer y escribir, y lo puso de aprendiz con el ex jefe del gremio de los sastres. Más tarde estudió pintura Thangka en Lhasa. En 1972, participó en la primera restauración del Templo Jokhang en Lhasa. Continuó entrenando con varios artistas durante el periodo de rehabilitación cultural que surgió a finales de 1970 y perfeccionó su práctica y su estilo para alcanzar un alto nivel.

En 1984, Temba Chophel abandonó el Tíbet hacia la India, convirtiéndose en monje del monasterio de Drepung Gomang, al sur de la India. Se unió a Norbulingka Institute en 1989 y poco a poco reunió a su alrededor a muchos de los aprendices con los que había trabajado en Lhasa.

Después de haber vivido por su arte, gracias a la combinación de un talento artístico extraordinariamente amplio, con un conocimiento enciclopédico de la herencia tibetana, Temba Chophel falleció a finales de 2007.

Galería de pinturas Thangka

Compartir:

Acerca del autor

Me llamo Carlos Carreño, tengo 29 años y soy diseñador gráfico y web. Amo los Mandalas por eso los estudio, dibujo, pinto, leo, escribo, y vivo su mundo. En este blog y en este sitio web podes conocer mi trabajo. Por consultas ponete en contacto.

Dejá tu comentario

CAPCHA *

Powered by WordPress | Obrerodelpixel.com.ar